Viva Jesús Sacramentado "Razón de Ser"
 

 

“ ... Y he aquí que yo estoy con vosotros todos los días hasta el fin del mundo.” (Mt 20,20)

Con estas palabras termina el evangelista San Mateo su testimonio escrito sobre la Veracidad de Jesús de Nazareth, y no como una mera frase sacada del deseo propio y sentimental de los apóstoles presentes en la Ascensión del Señor, ésta es la gran promesa de Cristo de quedarse  en medio del mundo hasta el final de los tiempos. Presencia que no se reduce a resguardar y meditar sus propias Palabras o recordar los hechos que tan hermosamente nos presentan los Evangelios, más que eso es la eterna promesa de Dios de morar en medio de nosotros (Cf. Jn 1,14).

El apóstol San Pablo algunos años después escribiéndole a los cristianos de Corinto les recuerda lo que a su vez recibió del Señor “...que el Señor Jesús , la noche en que fue entregado, tomó pan , y después de dar gracias lo partió y dijo. “Este es mi cuerpo que se da por vosotros; haced esto en recuerdo mío”, así mismo también la copa después de cenar diciendo. “Esta copa es la Nueva Alianza en mi sangre. Cuantas veces lo bebiereis, hacedlo en recuerdo mío” pues cada ves que coméis de este pan y bebéis de esta  copa anunciáis la muerte del Señor hasta que venga.” (1Co 11, 23s) haciendo de esta manera patente la Presencia del Señor en medio de la Comunidad Reunida en torno a la mesa de la Palabra y de la Eucaristía.

            ¿Qué significa tener a Cristo entre nosotros bajo las especies eucarísticas?. Simplemente ver cumplidas las mismas palabras que el Señor pronunció en medio de los apóstoles en aquella última noche antes de entregarse en el sacrificio más sublime de amor, es decir, estar en medio de nosotros todos los días; y de una manera extraordinaria, bajo las especies del Pan y del Vino.

Es por eso que no como una mera devoción resguardamos las especies eucarísticas en nuestros Sagrarios, para ser veneradas como cualquier reliquia o imagen de un santo. En el Sagrario Cristo Vive, y por eso lo adoramos como los discípulos después de la Resurrección (Cf. Mt 28, 17); Cristo está presente en la Eucaristía al igual que como lo estuvo en el seno de María o en cualquier acontecimiento relatado por los evangelistas, solo que Vive detrás del velo de las especies eucarísticas. Por eso toda la Iglesia canta al igual que Santo Tomás de Aquino “...¡Oh banquete precioso y admirable, banquete saludable y lleno de toda suavidad!... Y continúa, ...Cristo instituyó este sacramento como el memorial perenne de su pasión, como el cumplimiento de las antiguas figuras  y la más maravillosas de sus obras, y lo dejó a los suyos como singular consuelo en las Tristezas de su ausencia.”.

            Es éste el motivo de esta página web, ayudar a tantos hermanos a celebrar cada Eucaristía como un encuentro con Jesucristo Vivo y Resucitado, a invitar a tantas personas a acercarse al Sagrario en Donde Cristo nos espera, a incentivar a todos nuestros grupos apostólicos y/o comunidades a adorar a Cristo mediante horas santas contemplativas, es esta la meta de este portal eucarístico. Si después del tiempo solo un alma se ha acercado al Sagrario, y de corazón como los pastores en Belén  han adorado a Jesús, todo este trabajo estaría justificado y podremos gritar  jubilosos:

! Viva Jesús Sacramentado,

sea por siembre Bendito y Adorado ¡
 

Actualización Octubre de 2004.

 

- Leccionario - Devocionario - Himnario - Documentos Eclesiales -
 Camino Neocatecumenal Horas Santas - Virgen MaríaNueva Estética -
 Enlaces  -  Home  - Staff -
Libro de Visitas - Contacto -